¿Qué es?

¿Qué es el síndrome antifosfolípido?

El síndrome antifosfolípido, también conocido coloquialmente como síndrome de la “sangre pegajosa ‘ y científicamente como síndrome de Hughes, es una enfermedad autoinmune que afecta a la sangre y su capacidad de coagular. Un sistema inmunológico hiperactivo produce anticuerpos antifosfolípido (SAF) que hacen que la sangre se coagule demasiado rápido tanto en las venas y arterias.

La coagulación puede afectar a cualquier vena, arteria o del órgano en el cuerpo y las consecuencias pueden producir enfermedades potencialmente mortales, como ataques al corazón, ictus y trombosis venosa profunda. En el embarazo, los anticuerpos pueden causar aborto involuntario, preeclampsia, partos prematuros y muerte fetal.

Puesto que la sangre circula a través de todo nuestro cuerpo, el síndrome de antifosfolípido puede presentar una amplia variedad de síntomas , no todos ellos tan graves como ictus o ataque al corazón.

Personas de todas las edades, incluidos los niños pueden tener el síndrome de antifosfolípido, pero tiende a afectar principalmente al rango de edad de 20-50 años y las mujeres más que a los hombres. En Europa, se estima que el síndrome de antifosfolípido afecta entre un 2 y un 5 por cien de la población.

Hay dos tipos del síndrome de antifosfolípido:

  • El síndrome antifosfolípido primario: no está vinculado a ninguna otra enfermedad y se desarrolla de manera aislada.
  • El síndrome antifosfolípido secundario: se desarrolla junto con otro trastorno autoinmune, el lupus.

La buena noticia es que el síndrome de antifosfolípido es a la vez potencialmente prevenible y tratable si se reconoce a tiempo; sin embargo, como la patología es relativamente nueva en términos médicos, se necesita mucha más investigación hasta que podamos aprender más acerca de las causas, efectos y tratamientos. Una cosa que sí sabemos es que el diagnóstico precoz del síndrome de antifosfolípido es crucial para los pacientes y la Asociación SAF España tiene como objetivo crear conciencia entre, tanto la profesión médica y el público en general, para lograr un diagnóstico precoz y el mejor tratamiento para los pacientes.

Actualmente,  existe una desconcertante variedad de nombres para el síndrome de Hughes como el síndrome antifosfolípido (SAF, APLA o APLS); El síndrome antifosfolípido primario (SAFP), el síndrome de anticuerpos antifosfolípidos (AAS); el síndrome de lupus anticoagulante (LAS); el síndrome de lupus anticoagulante antifosfolípido (Aplas); el síndrome de anticuerpos anticardiolipina (ACAS) y ‘sangre pegajosa’. También se conoce como síndrome de Hughes al reconocer que el médico que encabezaba el equipo investigador de Londres, que describió por primera vez la enfermedad en 1983.