¿Cuál es la perspectiva?

¿Cuál es la perspectiva para la gente con síndrome antifosfolípido?

Aunque actualmente no existe una cura para el síndrome antifosfolípido, aún así  el panorama para muchos pacientes es muy positivo, en particular aquellos que han sido diagnosticados precozmente y se tratan adecuadamente.

Recibir un diagnóstico lo más temprano posible y tratada correctamente parece tener una relación directa con lo bien que los pacientes se sentirán en el futuro. Algunos pacientes se sienten muy bien y no tienen síntomas, mientras que otros se ven más afectados y se encuentran en el día a día que viven una lucha, sobre todo si han tenido que recuperarse de más de un episodio trombótico.

En el embarazo, el descubrimiento de los anticuerpos antifosfolípidos (APL) ha tenido un gran impacto. Antes de que las mujeres fueran diagnosticadas con síndrome antifosfolípido, la tasa de éxito del embarazo era un trágico 20%, pero, con el tratamiento, esta cifra de éxito en el embarazo, se ha elevado a 80%.

A pesar de ser una enfermedad potencialmente mortal, el pronóstico general para la mayoría de los pacientes con síndrome antifosfolípido es bueno, y con el tratamiento y la correcta forma de vida cambia a la mayoría de los pacientes pueden llevar una vida relativamente normal, siempre que sigan con su medicación.

Sin embargo, por desgracia, un pequeño número de personas con síndrome antifosfolípido continúan experimentando coágulos de sangre a pesar de tener un tratamiento extensivo, las razones para esto son todavía desconocidas.