Pruebas de sangre

que es 2.2.5

 

Exámenes de sangre para anticuerpos antifosfolípidos

Hay tres pruebas de sangre básicamente,  usadas para diagnosticar el  síndrome antifosfolípido, todas ellas tratan de buscar  los anticuerpos antifosfolípidos (AAF):

Anticuerpos anticardiolipina (aCL)
El anticoagulante lúpico (AL)
Anti-beta2 glicoproteína-1 (anti-B2GP1)
La razón de tebner que realizar las tres pruebas, es que hay que medir aPL de diferentes maneras porque  que alrededor del 20% de las personas con síndrome antifosfolípido tendrá un resultado negativo en una prueba u otra. Esto significa que una prueba por sí sola podría perderse el diagnóstico.

Los pacientes por lo general sólo tienen resultados positivos para una de las tres pruebas – la prueba más común para ver el positivo es la ACL, después el LA y, finalmente, el anti-B2GP1. Las personas que tienen más de una prueba positiva se consideran en mayor riesgo.
Por lo general, se recomienda repetir las pruebas de sangre como una prueba positiva para AAF, pues no significa necesariamente  que una persona que de positivo una vez,  tenga síndrome antifosfolípido. Esto es porque el SAF se puede detectar en la sangre durante breves períodos en asociación con una amplia variedad de infecciones tales como la varicela, y ciertos fármacos, incluyendo antibióticos y algunos medicamentos para la presión arterial. Por esta razón, las pruebas deben repetirse después de 6-12 semanas. Si alguien tiene una sola prueba positiva y rápidamente se convierte en negativo de nuevo, entonces es poco probable que tenga síndrome antifosfolípido.
Anticuerpos anticardiolipina – aCL
Esta es la prueba principal para el síndrome antifosfolípido. En términos simples, la química conocida como anticardiolipina se recubre en una superficie de vidrio o de plástico y se añade el suero de ensayo. Cuanto más fuerte la unión del suero de la sangre, mayor será el nivel de ACL.

A nivel europeo, los laboratorios difieren en la forma en que llevan a cabo sus pruebas por lo que es imposible comparar resultados, pero, por ejemplo, los rangos dados por el Hospital St Thomas en Londres son:

aCL 0-15 – Normal
aCL 15-40 – medio
aCL

Muchos laboratorios también registran la clase particular de anticuerpo (IgG o IgM), que está haciendo la unión, siendo el  IgG más probable (aunque no de forma exclusiva) para causar las trombosis. Una vez más, los rangos de laboratorio serán diferentes en todo Europa, pero en el Hospital de St Thomas de los intervalos dados a cabo son:

IgG Range GPL

80 Alto

IgM Range MPL

50.0 Alto

Cuanto mayor sea el título (número) de más aPL que una persona tiene en la sangre, tendrá un mayor riesgo de coágulos de sangre y otros síntomas.

Si un paciente ya está tomando anticoagulantes, como la aspirina, la heparina o warfarina, todavía es posible realizar el examen aCL y no se verán afectados los resultados.

La prueba de la ACL no es perfecta – posiblemente sólo el 80% son positivos en pacientes con síndrome antifosfolípido, que es por eso que también es necesario llevar a cabo las otras dos pruebas – el LA y el anti-B2GP1.

Lupus Anticoagulante – LA
Este nombre inexacto y confuso se da a la segunda prueba para el síndrome antifosfolípido . Lupus anticoagulante es de hecho un doble nombre inapropiado y no es una prueba para el lupus y no es un anticoagulante. Muchas personas asumen que tienen lupus, cuando se les dice que han dado positivo para el Lupus Anticoagulante, pero esto no es cierto, lo que significa es han dado prueba positiva para el SAF y no tienen lupus.

El anticoagulante lúpico obtuvo su nombre debido a que fue descubierto por primera vez en pacientes con lupus y ésta interfería con una prueba de coagulación de laboratorio, haciendo que parezca como si el paciente estaba tomando un anticoagulante. Ahora sabemos que la mayoría de los pacientes con lupus no tienen resultados positivos para el lupus anticoagulante y que el LA provoca la coagulación y no es un anticoagulante después de todo. Sin embargo, el nombre parece estar fijo en la terminología de laboratorio y sería difícil de cambiar ahora.

Los pacientes que estén tomando warfarina no son capaces realizar la prueba de Anticoagulante Lúpico porque la warfarina interfiere con los resultados. Se debe suspender la warfarina  unos diez días para que los efectos de la warfarina desaparezcan, y la alternativa con la heparina también puede afectar a la interpretación de los resultados de LA , es importante discutir esto con un especialista antes de que un paciente se someta a la prueba.

La prueba LA es algo imperfecta, siendo positivo en aproximadamente 50% de los pacientes cons síndrome antofosfoliípido.

Anti-beta2 glicoproteína-1
La ciencia sigue mejorando la investigación  de la tendencia trombótica del síndrome antifosfolípido y sigue  adelante gracias a la investigación que hay en curso en todo el mundo.

Pronto se descubrió que para la aPL, su peor momento es unirse a una proteína que se le requería. Una de estas proteínas se llama anti-beta2 glicoproteína-1. Muchos laboratorios incluyen ahora un ensayo para la anti-B2GP1 completo y su precisión adicional cuando se prueba.

En El Hospital de St Thomas el anti-beta2 glicoproteína-1 generalmente se probó en pacientes que tienen síntomas evidentes de síndrome antifosfolípido, pero tienen resultados de pruebas consistentemente negativos aCL y Anticoagulante lúpico. La prueba del anti-B2GP1 se puede realizar aunque un paciente ya esté tomando anticoagulantes como la warfarina, sintrom, heparina o aspirina.